jueves, 19 de febrero de 2015

Taller de traducción

En dos ocasiones durante los últimos días, se ha realizado en nuestra Biblioteca un  taller sobre traducción.
Tenemos la suerte de contar con la colaboración de Dulcinea Otero-Piñeiro que se dedica profesionalmente a la traducción y es madre de uno de nuestros alumnos de 1º de ESO.
Dulcinea, que es especialista en traducir obras científicas, supo mantener la atención de nuestros alumnos y alumnas y despertar su interés por este tema, haciendo que participaran activamente durante la realización del taller.

En este enlace podéis ver el blog de Dulcinea: www.tradart.es



3 comentarios:

Celia Ramos dijo...

Realmente fue un taller interesante, no solo porque lo que tradujera fueran libros de ciencias, sino porque es difícil imaginar hasta que punto aporta información sobre nosotros lo que dejamos escrito y Dulcinea nos dio una visión algo más amplia de esto con su ejemplo de la biografía de Kepler. ¡Con la cantidad de textos que elaboramos diariamente sin esfuerzo aparente, sin preocuparnos de la imagen que dan de nosotros, y resulta que también nos definen!

Además nos introdujo el mundo de los traductores, que parece una salida laboral con un futuro próspero. Lástima que se le dé tan poca importancia a la traducción de poesía, que es uno de los ámbitos en los que más se nota la figura del traductor (al tener que buscar que sea evocador el lenguaje que se utiliza, que trasmita todas interpretaciones que el autor pudo querer darle...etc.), y que se "esconda" el trabajo de aquellos que nos permiten disfrutar libros escritos en otros países. Como lectoras, nosotras podemos afirmar que no dejaríamos de comprar un libro porque apareciera su nombre en grande (junto al de J. K. Rowling, si hace falta) ¡Cómo si no supiéramos cada uno qué idiomas dominamos y cuales no! Es absurdo.

Con todo esto lo que queremos decir es que está bien que, para variar, el departamento de lengua se anime a organizar actividades como lo está haciendo estos dos últimos años y que este taller en particular, estaría muy bien repetirlo con más clases porque seguro que les gusta.

Celia y Sara (2º Bach B.)

biblioteca.izv dijo...

Irene Rodríguez García (2º Bach B) nos deja a través del correo electrónico el siguiente comentario:
Primero dar las gracias a Dulcinea Otero Piñeiro por su charla y al departamento de lengua

junto con la biblioteca por organizarla. A pesar del poco tiempo que tuvimos para profundizar

en el ámbito de la traducción, Dulcinea nos hizo ver el gran valor que esta tiene en nuestras

vidas, a parte del gran trabajo que conlleva a sus espaldas.

Me pareció que el oficio de traductor está muy infravalorado y desde mi punto de vista no

estaría mal que el nombre del traductor apareciese de forma visible en los libros. Esto es

porque cuando leemos un libro muchas veces pensamos que el propio autor ha aprendido un

español exprés y ha sido capaz de traducir su contenido a nuestro idioma. Solo en unos pocos

casos nos acordamos de los traductores cuando vemos que el libro tiene una pésima

traducción. Por eso apremio a que esta tenga más renombre.

Por otro lado me gustó mucho de Dulcinea que nos introdujera el concepto de dominar

nuestro propio idioma antes que el que se intenta traducir. Para ello nos puso varios ejemplos

del que me gustaría destacar el de Julio Cortázar. Ella misma nos dijo que había libros como el

de este autor que no queda más remedio que adaptar a su propio lenguaje y que conlleva

mucho trabajo de traducir. Me agrada poder disfrutar de grandes autores extranjeros y esto

no sería posible sin los traductores.

Apoyo a que el centro haga más conferencias de este tipo y me parece bien que alumnos de

ciencias se introduzcan en el mundo de las letras, ya que ambos campos están muy separados

socialmente, pero en realidad el uno sin el otro no serían posible.

Irene Rodríguez García 2ºBach B

biblioteca.izv dijo...

Pese a ser de ciencias, nos interesó el motivo del taller, que nos abrió las puertas a otro tipo de oficio desconocido y poco valorado como es la traducción.
Es muy importante traducir los escritos ya que puede haber confusiones o errores que nos transmiten información errónea, por ejemplo, el caso de libros científicos que confunden al lector a causa de la mala interpretación del traductor. También nos llamó la atención la posibilidad de traducir un idioma glíglico como la obra de Julio Cortázar. Con estos dos ejemplos podemos ver como la profesión de traducción es algo muy importante y difícil.
Este pequeño taller organizado por el departamento de Lengua fue muy entretenido e interesante y esperamos que sucedan muchos actos como este.

Gerardo Arias Martínez y Eduardo Antonio Mañas Martínez(2ºBach B)